The Hollow – nuevo videoclip de Raven´s Gate

No entiendo de música ya. Hace unos años hasta estaba en un grupo. Los huesos pal cocido. Un plato muy apetitoso para las tardes del domingo, era nuestro slogan. Un éxito mundial. Ahora 20 años después o estoy muy viejo o es que simplemente estoy en esa época de la vida en la que solo escuchas lo que llevas escuchando toda tu vida, lo que has escuchado en tus años de juventud alocada y ya. Esa música nueva que sale y que oyes en la radio o que ves en revistas que ahora ves para “jovencitos” pues como que te da igual. Tampoco soy tan viejo pero que mira que no, para que te hagas una idea ahora estoy escuchándome toda la discografía de Rimski-Kórsakov y eh, lo peta.

En este caso, avatares del destino y debido a curiosas causualidades de la vida y del querer, Raven´s gate, un grupo de heavy metal de Valencia, ha caído en mis oídos y cuantas más veces ha caído, más orgasmos me he llevado. Su último disco Blackstar Machinery me ha hecho recordar esos años en los que ponía un cd o una TDK de 90″ en la minicadena hi-fi y hasta que no salía humo de entre los entresijos no quitaba la opción “escuchar en bucle”.

Pues hoy mismo, estrenan videoclip, The Hollow. El segundo de su historia y que hace historia, pues las canciones, el ritmo impecable de todo el disco, los arreglos, el grito en el minuto 5:11 del corte Niagara que tanto me pone palote, el baile córvido de las bailarinas, todo, todo de este disco se podría decir que es para enmarcar y hacerlo disco de oro no, de platino, tampoco, de adamantium (lo vez, no?). Y todo esto no lo digo porque sean amigos o en el videoclip casualmente fíjate tú, salga mi mujer haciendo de sombra oscura voluptuosa coreografiando junto con sus otras tres danzarinas sombras oscuras los compases del grupo, no. Es que valen mucho la pena y lo vas a comprobar ahora mismo cuando le des al play.

Sobre Barthestudios

Soy una persona de mente clara y calva reluciente con una incontrolable ansiedad por buscar el juego de palabras perfecto, la situación ambigua convertirla en ingeniosa, transformar frases normales y recitarlas en prosa, hacer chistes por doquier como quien no quiere la cosa... y no la puedo controlar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.