Música LO FI, música de ascensor 2.0 para ambientar e ignorar

El párrafo siguiente te lo puedes ahorrar si quieres ir directamente a lo importante del artículo, que está en el párrafo siguiente.

Tengo un problema tremendo de misofonía o lo que es lo mismo, síndrome de sensibilidad selectiva al sonido, y siempre tengo que tener algún sonido/ruido/música que me acompañe en todas las circunstancias de la vida. Sé que es un problema mental, un trastorno psicológico, lo sé, pero no puedo con ciertos sonidos/ruidos y necesito taparlos con música o algún tipo de sonido fuerte si por ejemplo estoy leyendo, diseñando (sobre todo), escribiendo un mail, meditando, en el coche, en el baño echando el tronco al aserradero, en la cocina cocinando con mis estupendas ollas Saladmaster, en la terraza, durmiendo, sentado, de pie, respirando… cualquier lugar y momento es válido. Porque cuando escucho esos sonidos o música, dejo de escuchar el mundo que me rodea y no porque me centre en ese sonido, sino porque me lo ocultan. Ese mundo lleno de bebés que lloran, niños que gritan, perros que ladran, relojes que hacen tic y luego tac, gente que juega al padel en las pistas debajo de mi balcón y no se da cuenta que cada raquetazo es un manotazo a mano abierta en mi cerebro, gente que come y mastica comida o un chicle con la boca abierta, o cerrada, hace clic-clic con el botón del boli, hace tap-tap-tap o pega golpecitos con algo en la mesa, incluso esa gente que respira, sí, sobre todo esos, etc., os deseo a todos una vida llena de amor, compasión y alegría, pero todo lo contario. Bueno, dicho esto, voy a lo que iba.

Hace poco tiempo descubrí en uno de esos cienes de ratos que pasamos descubriendo cosas en el youtube, ya que todo está en youtube (llevo diciendo esto desde que lo descubrí a finales del 2005 y cada año está más lleno) un tipo de música peculiar que me llamó la atención y la verdad es que me he aficionado. No tiene nada que ver con lo que he escrito en el párrafo de antes (ya te he advertido que te lo podías saltar) pero sí que he de admitir, que cuando la escucho, dejo de escuchar. Se llama LO FI (LOw FIdelity) y básicamente es música de ascensor 2.0 de la que el mismísimo Erik Satie estaría orgulloso, pero con un toque moderno. Aunque cuando escuches algo, no te parezca tan moderna.

Y quién mejor que el Sr. Altozano para explicarla como se debe:

Hay cienes de radios en youtube para darle al play y que te acompañen en tus momentos de lectura, estudio, trabajo, ocio, vicio, relax, sueño, fornicamiento, etc. Para mí, esta es la música ideal para no escuchar y que tiene que sonar mientras haces algo de lo que he nombrado antes o por ejemplo tienes a tus amigos en casa y mientras habláis te gusta que suene algo de fondo, para no ser escuchado. Pues ella es. Música de ascensor 2.0 para ambientar e ignorar.

Barthestudios

Soy una persona de mente clara y calva reluciente con una incontrolable ansiedad por buscar el juego de palabras perfecto, la situación ambigua convertirla en ingeniosa, transformar frases normales y recitarlas en prosa, hacer chistes por doquier como quien no quiere la cosa... y no la puedo controlar.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba