Hoy una persona con la cabeza hueca me ha preguntado si soy ecologista

Hace falta educar a los mediocres porque si no, no hacemos nada los que sí que queremos un planeta mejor

Esta mañana parado en la típica cola que se forma al llegar a una rotonda, he visto como el conductor del coche de delante tiraba un brick de zumo por la ventanilla a un seto que tenía al lado. Como estábamos parados y la cola no se movía (lo que sí que se ha removido ha sido mi estómago) he salido del coche, he recogido el brick que encima estaba casi lleno, y con cara de loco pero sin pasarme le he gritado un «¿En serio?» mientras señalaba al brick.

El sumo desgraciado, en adelante denominado de forma abreviada como «SD», ha girado lentamente la cabeza de chorlito y se ha quedado mirándome medio sonriendo. Como soy una persona bastante tranquila y no soy de meterme en follones, simplemente le he vuelto a decir a SD mientras me iba a mi coche, que no costaba nada tirarlo a una papelera y no hacer el cerdo. En eso que me sorprende (estas personas tienen el cerebro tan atrofiado que no entiendo cómo pueden articular dos palabras seguidas) y me pregunta con desprecio:

¿Qué eres, ecologista?

Me quedo mirando a SD. A sus tatuajes en el brazo, su pelo cenicero y su cara nauseabunda de matón de discoteca de los que les tiras un libro a los pies y salen corriendo y digo mira, porque la cola ya se mueve, que si no te tragabas el zumo (es broma, solo lo he pensado, ya he dicho que no soy muy follonero).

Así que bueno, como me ha indignado la actitud y el cerebro putrefacto de ese sumo desgraciado, me vengo aquí a desahogarme y a desearle la muerte no, pero sí que se atragante con una pajita del Biofrutas y se le atasque en el esófago.

Hace falta algún tipo de educación para los mediocres. Si no, no hacemos nada los que sí que queremos un planeta mejor.
Etiquetas

Barthestudios

Soy una persona de mente clara y calva reluciente con una incontrolable ansiedad por buscar el juego de palabras perfecto, la situación ambigua convertirla en ingeniosa, transformar frases normales y recitarlas en prosa, hacer chistes por doquier como quien no quiere la cosa... y no la puedo controlar.

Artículos relacionados

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar