Las mitocondrias, Star Wars y el método Wim Hof

La relación entre las mitocondrias de nuestro cuerpo con la saga de Star Wars y el método de respiración y duchas frías para convertirse en un auténtico Jedi (superhumano) de Wim Hof

Si te digo que todos los seres vivos tenemos dentro de nuestras células unos orgánulos llamados blefaroplastos, también conocidos como condriocontos, condriómitos, condroblastos, condriosomas, condriosferas, fila, gránulos fucsinofílicos, Korner, Fadenkörper, mitogel, cuerpos parabasales, vermículas, sarcosomas, cuerpos intersticiales, plasmosomas, plastocondrios o bioblastos pues seguramente te quedes igual. Si te digo mitocondrías, ya te suena más, pero quedarte, te sigues quedando igual ya que lo normal es no saber exactamente cuál es su función.

Las mitocondrias son unos orgánulos que tenemos en el interior de nuestras células y que se encargan básicamente de dar energía a las células (respiración celular). Es el “horno” donde se queman y oxidan los nutrientes junto con el oxígeno. Es una especie de central eléctrica para la célula, produciendo ATP (adenosín trifosfato), energía, la cual se la da a los órganos que conforman nuestro cuerpo.

Resumiendo, las mitocondrias generan energía para que tus órganos funcionen correctamente y vivas lo más saludable posible. Un mal funcionamiento de las mitocondrias hace que envejezcas más rápido, tu estado de salud empeore y seas más propenso a múltiples enfermedades.

En este increíble artículo, Marcos Vázquez de Fitness revolucionario explica de una forma más elaborada, completa, amena y sobretodo entendible para inexpertos como nosotros, cómo mejorar tus mitocondrias: energía, grasa, enfermedad, longevidad y la madre de todas las madres.

Este breve vídeo puede servir para hacerte una clara idea de su función y su supuesto curioso origen descrito por la investigadora Lynn Margulis, por el cual ahora mismo nos encontramos aquí y que seguramente te ayudará mejor a entender el texto que le sigue más abajo.

  • FOR THE STAR WARS FRIKIFANS

En el famoso universo de ficción de Star Wars se habla (en la segunda trilogía, también conocida como Trilogía de Precuelas, donde sale el querido Jar Jar Binks y Anakin de chavalín) de unas criaturas microscópicas que se encuentran dentro de todos los seres vivos en simbiosis: los midiclorianos, gracias a las cuales se puede entender los designios de La Fuerza y es posible que de la vida. Cuanto más nivel de midiclorianos por célula tiene un ser vivo, más aptitud tiene para usar la Fuerza. La madre de Anakin Skywalker sufrió una especie de mutación en el nivel de midiclorianos, lo que hizo que naciera Anakin, no se sabe si por obra y gracia del espíritu santo, una paloma, del sable oscuro de Darth Sidious o de Lord Plagius, un Sith muy poderoso capaz de resucitar a los muertos o crear vida. Pero bueno, eso es otra historia y con las que tenemos en nuestro mundo ya tenemos bastante.

La idea de los midiclorianos que se le ocurrió a George Lucas, proviene de la presencia de las mitocondrias (en las células animales y vegetales) y cloroplastos (exclusivos de células vegetales), las cuales se cree que provienen de ancestros procariontes, que pasaron a formar una simbiosis entre sí, formando células eucarióticas. (En el vídeo anterior se entiende esto mucho mejor).

Los midiclorianos obtienen su nombre a partir de la combinación de ambos nombres, tanto mitocondria como cloroplasto, y además guardan otra analogía con ambos, ya que dichos orgánulos celulares tienen la función de proveer energía a la célula, siendo imposible la vida eucariótica sin ellos, al igual que ocurre con los midiclorianos en el mundo de Star Wars.

Si tienes la mente un poco despierta imagino que ya te habrás dado cuenta de la relación entre estas criaturas microscópicas que dan “el poder de la fuerza” a un Jedi y las mitocondrias que dan la energía a cualquier ser vivo y sobretodo, la importancia de que cuantas más tengas, mejor te vas a sentir, mejor vas a hacer funcionar tu cuerpo y tu mente y mejor vas a dominar esa “fuerza”, ya seas Jedi, un simple humano, una jirafa o un geranio.

El ser humano se cree que posee de 15 a 50 cuatrillones de mitocondrias. Todos esos cuatrillones de mitocondrias generan energía a la vez para que el cuerpo rinda, pero cuando esas mitocondrias no funcionan correctamente, la capacidad de generar energía del cuerpo se ve afectada. La clave está en ayudar al cuerpo a eliminar de una forma más eficiente esas mitocondrias viejas y producir nuevas, un proceso conocido como biogénesis mitocondrial, lo que se consigue de manera más efectiva de estas diferentes maneras:

Haciendo ejercicio (queeeeeeee rarooooo).
– Haciendo ayunos o ayunos intermitentes.
– Exponiéndose a temperaturas extremas, calientes o frías.

Este último punto puede parecer algo simple, pero la exposición a temperaturas extremas es una manera muy eficaz para aumentar la biogénesis mitocondrial, y por lo tanto mejorar nuestra salud. ¿Te parece raro? ¿Por qué crees que las saunas son buenas? La exposición a temperaturas en este caso altas por un periodo breve de tiempo hace que tengamos la piel más bonita, favorece nuestro sistema cardiovascular y motor, incrementa la circulación sanguínea, elimina toxinas, limpia la epidermis, relaja, combate el estrés y el insomnio, tiene un efecto diurético y el vapor que se libera es beneficioso para los pulmones y todos esos beneficios y más, hacen que la biogénesis mitocondrial, sea más efectiva. Por lo tanto, tendremos a nuestras “centrales eléctricas” funcionando estupendamente lo que hará que nos sintamos estupendamente. Así de simple.

Yo con el calor tengo un problema, y es que no lo aguanto, no lo soporto, no puedo con el calor, me da ganas de gritar, de llorar, de asesinar, el calor es mi criptonita, así que prefiero acercarme más a la opción más fresca. El fríoNo voy a hablar de todos los beneficios que tiene una buena ducha fría ni de lo bien que sienta, ya que seguro que lo sabes, aunque seguramente seas una de esas personas que no mete un pie en agua fría ni por asomo. Aún así, este tema realmente te interesa.

Con el mejor ejemplo que existe ahora mismo sobre la faz de la tierra, te puedo demostrar que con cierta disciplina, ejercicio, alimentación y temperaturas extremas, puedes mejorar la salud de tus mitocondrias y hacerte un superhumano. Y ese ejemplo es Wim Hof y su método.

Wim Hof es conocido como el hombre de hielo, Iceman para los amigos, y es un “superhumano” nacido en 1959 en Holanda capaz de soportar temperaturas extremas, sin que su cuerpo sufra como lo sufriría una persona normal. Es capaz de suprimir el dolor y dominar su cuerpo con la mente y su preparación física. Su charla y demostración en TEDxAmsterdam puede que sea una de las mejores demostraciones del poder de su “Fuerza”. Desde el 2011 enseña a todo aquel que tenga la suficiente fuerza de voluntad a partir de un libro Becoming the Iceman, en coautoría con Justin Rosales, uno de sus estudiantes. Puedes ver el pdf aquí de forma gratuita.

PIJAMASURF Su método de respiración está basado en técnicas conocidas por los yoguis como “fuego interno”. Básicamente consta de una inspiración grande y una expiración que no termina de sacar el aire por completo del cuerpo. Esto genera una reacción de sobreoxigenación luego de algunos minutos, lo cual sirve tanto para mantener la mente despejada como para influir en la forma en que el cuerpo realiza el gasto calórico. Una exigencia interesante de su método es someterse a periódicos baños de agua fría, los cuales, a decir de sus materiales disponibles en línea, ayudan al sistema inmune a hacerse más fuerte y al cuerpo a no perder calor al temblar literalmente de frío. En términos aún más concretos, si quisieras imitar la oxigenación consciente de Hof, podrías realizar esto:

1) Toma una gran bocanada de aire, con fuerza. Relájate un momento, y luego saca el aire por la nariz en respiraciones cortas y rápidas.

2) Toma aire nuevamente y déjalo dentro por unos 10 segundos. Luego vuelve a sacarlo en “powerbreaths”  o exhalaciones vigorosas.

3) Puedes sentir cierto mareo y ver luces brillantes. ¡No temas! Es sólo que tu cerebro está respirando 

Con Hof la barrera entre la mente y el cuerpo deja de existir pues, aunque su explicación es más científica que metafísica, la conexión entre la respiración y la resistencia física recae en el control de las propias preconcepciones acerca del frío, el dolor y otras cosas que la gente aprende a temer desde pequeños. En los cursos que dicta en las montañas de Polonia, la edad no es un factor: Hof imparte talleres donde invita a sus estudiantes a someterse a temperaturas gélidas con mínimo equipo. Estas técnicas incluso le han permitido ascender dos de las montañas más altas del mundo, el Kilimanjaro en África y el Everest, en Asia, con muy poco equipo de seguridad.

Su apertura a ser investigado por la comunidad científica le otorga un voto extra de buena fe, en tanto que un charlatán tal vez no aceptaría gustoso a un montón de científicos echando una ojeada en su sistema circulatorio y nervioso mientras se encuentra sumergido en agua casi congelada. Si no te gusta el frío, probablemente te quede admirar el trabajo de Hof desde la distancia.

El siguiente vídeo (en inglés) resume en pocos minutos los records guinnes, pruebas científicas, retos, método, explicación científica, etc. (activar subtítulos). Si no te lo quieres ver, te lo resumo. Cuando oxigenas bien tu cuerpo, tus células (mitocondrias) trabajan mejor, y te hacen más resistente al frío, al calor, al dolor, reforzando tu sistema inmune y haciendo que te conviertas en un superhombre. Su método consiste en varias técnicas de respiración, ejercicio, frío extremo y una mente lo suficientemente preparada y entrenada para vencer temores, miedos, muros y gilipolleces. Si no tienes esto último, ni lo intentes. 

Hay innumerables vídeos en internet de gente demostrando su método. Si te ineteresa búscalos. Ostenta 26 records mundiales, ha escalado el monte Everest en pantaloncitos, estado sumergido en hielo 1h y 52 minutos, completado una maratón en el ártico con sus pantaloncitos a temeraturas de -20º, entre otros y todo ha sido grabado, filmado, comprobado y confirmado. Le han hecho los suficientes pruebas científicas para que se catalogue a este hombre como un ser superior al resto de los mortales y todos podemos ser como él, gracias a su método (eso dice).

Este hombre, no sé cuántas mitocondrias puede tener en su cuerpo, pero es seguro que tiene más que tú y yo juntos y evidentemente es lo que se puede decir un auténtico Jedi. La fuerza y los midiclorianos son abundantes en él y lo consigue después de haber aprendido a concentrarse, a respirar y dándose unos buenos baños refrescantes. Es necesario que este hombre sea tu Yoda, pues te enseñará el camino para poder curarte, sentirte mejor y tener una energía que ni la misma Amidala podrá resistirse.

Este es un artículo que he escrito yo pero no soy científico, ni periodista, ni alguien que se le pueda preguntar a fondo sobre los temas que trato, pues solo soy un curioso lector, que le gusta navegar, investigar y descubrir cosas que me parecen interesantes. Con este artículo lo único que pretendo es que sientas curiosidad y por ti mismo, con tus ganas de buscar información, contrastastes e investigues y saques tus propias conclusiones. Y si consigues controlar la fuerza, por lo menos coméntame o sube un vídeo y compártelo para que podamos aprender.

fuente: wikipedia – FitnessRevolucionarioPijamaSurf – Youtube

Tags

Barthestudios

Soy una persona de mente clara y calva reluciente con una incontrolable ansiedad por buscar el juego de palabras perfecto, la situación ambigua convertirla en ingeniosa, transformar frases normales y recitarlas en prosa, hacer chistes por doquier como quien no quiere la cosa... y no la puedo controlar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.