Voz en off de Barthè para Aladdin

El siguiente texto, que intentaré hacerlo lo mas corto posible, va de un momento especial y que por irrelevante, nimio o imprescindible que sea, a mi me ha llenado de orgullo y emoción, así que os lo cuento. Y hablando de cuentos. Trata sobre un cuento. Ahi va: (no te enrolles Barthe, venga va, tu puedes) 

Tengo una tia segunda lejana (ah pues empezamos bien, no te enrrolles dice) que siempre que me veía de año en año me decía “Jolin Jose vaya vozarrón que se te está haciendo“. Yo le respondía que eso se debía al efecto doppler, ya que yo a ella año tras año cada vez la veía mas bajita. Con el tiempo entendí, que era por que yo me hacía mas alto cada año, pero bueno da igual, ya que ella nunca entendió lo del efecto doppler.

Alguna vez a lo largo de esos años de crecimiento me han seguido diciendo que tenía la voz muy bonita. Sobretodo eran familiares y amigas de mi madre que lo único que querían era liarme con sus hijas. Yo de joven era guapo sabes? Y si encima le juntamos el vozarrón de homenet, los pelos incipientes del aguilucho del pecho, abdominales para rallar queso, un mentón robusto y una frondosa cabellera al estilo New Kids On The Block, pues te puedes imaginar. Me viene a la cabeza la anecdota de una abuela que me quiso besar en los morros al lado del Big Ben cuando me fui a Londres con Quique con 13 años… pero esa es otra historia. Tengo otros muchos momentos con mi voz pero esos me las guardo junto con una sonrisita malévola.

Con el tiempo empecé a sospechar que mi voz sonaba bien. Ya eran muchas personas a lo largo de muchos años y para mas INRI no se conocian entre ellos!! Era sospechoso, si. Así que sospeché.

Unos cuantos años más tarde, la manzana verde y fresca que florecía en la rama del arbol de la juventud, calló a la hojarasca sumiendose en un paulatino marchitar, perdiendo las virtudes que durante tantos años embriagaron la brisa de la vida que… (PERO QUE CURSI, MOÑAS!!!!) -Joder vale- ,que me quede medio calvo, gordo y con una papada que ni Java el Hutt.

He exagerado un poco con esto ultimo pero bueno, en pocas palabras los años arrastraron todo ese sex-appeal que caracterizó mi adolescencia y pocas cosas aun perduran de pie. Una de ellas la voz, que menos mal que no la he perdido por que si la hubiera perdido también, a ver como os narro este cuento… (que se supone que es la razon de este texto)… ok ok, no me enrollo mas. (desgraciao)

Hace algunos años cuando trabajaba en la tienda de App de Betera (OSTIAS BENDITAS!!! al grano Barthe!) tsss, aguanta que sigo… pues que trabajando en App vino un día un cliente que tenía un programa en la radio local de Betera. Era un tío majete y mientras le arreglaba el ordenador charrabamos de tonterías varias. Me comentó que tenía una voz “muy radiofónica”. Al oír esto mi ceja izquierda se arqueó, con mas ángulo que las de Zp cuando ve los números del paro, mientras le lanzaba una mirada de loco durante varios segundos. Cuando se quiso dar cuenta estaba “retransmitiendo” como si fuera un locutor, inventandome un programa de radio ficticio mientras le arreglaba el ordenador. Cuando acabe de hacer el tonto me lo confirmó:

-“Tu voz serviria para la radio!… y …estas loco tio”-

Mis sospechas se aclararon como cuando cae el chorrito de Mistol en la grasa de la paella. Si un profesional te lo dice, es que ha de ser asi. Y deje de sospechar.

Siempre que nos oímos a nosotros mismo hablar, por ejemplo, en una grabación, oímos una voz distorsionada de la voz real (Barthe, corta el rollo ya)… pues vale corto…. y pego!!  Explicación breve (….) de por que nos oímos diferente en una grabación

    • Al hablar, la energía sonora se difunde por el aire que nos rodea y llega hasta la cóclea a través del oído externo, por conducción aérea. Pero el sonido también viaja directamente desde las cuerdas vocales y otras estructuras hasta la cóclea, y las propiedades mecánicas de la cabeza refuerzan las vibraciones de baja frecuencia, de tonos más graves. La voz que oímos cuando hablamos es la combinación del sonido transmitido por ambas vías. Cuando escuchamos una grabación de nuestra propia voz, se elimina  la senda de conducción ósea, que nosotros consideramos parte de nuestra voz “normal”, y solamente oímos la componente transmitida por el aire, aisladamente, que no nos es familiar. Podemos experimentar el efecto inverso taponándonos los oídos, con lo que solamente oiremos las vibraciones conducidas por los huesos.”

Es por eso que siempre decimos la frase de “…ese/a soy yo??? que rara que suena mi voz..jijiji…”.  No es que suene mal, si no que no estas acostumbrado a oirte con tu verdadera voz y con la voz que te oye todo el mundo. Por esa misma razón, siempre que llamo al telefono de mi empresa me hace gracia escucharme en la grabación de la centralita… -“Bienvenido a Intecom… para hablar con…”- y tal y tal…

Esto era una curiosidad. Ya esta. Sigo. (te odio)

Fueron pasando los años a la par que mi marchitar. Hasta que un buen dia mi voz fue requerida para algo que es por lo que me siento genial y digno de escribir todo esto y por eso lo estoy escribiendo. Fue requerida, para ser el narrador de un cuento de Aladdin, que seria bailado por unas danzarinas del vientre (y menudo vientre tiene una) delante de la chiquilleria de un colegio. La mujer de mi socio que esta embarazadisima, y por eso lo del “menudo vientre”, baila danza del vientre y tenian que actuar en un colegio con un cuento con narrador y música de fondo. Y fui el elegido para ser la voz que lo narrara. Encantado con el nuevo reto me puse voz a la obra.

Y así es como salió. Suena bastante reverberado y la calidad no es muy buena, pero que mas da, los niños me comentaron que lo escucharon bien, así que os lo ponéis un rato hasta cuando os canseis. Ademas dejan de bailar en seguida asi que mejor, que me da verguenza…ese soy yo???…que rara suena mi voz.

Y por ello mismo estoy orgulloso. Y tambien estoy emocionado de haberlo hecho. Y emocionado por esto: Lo grababa en el pc que tengo en mi despacho, a partir de las 7 cuando todo el mundo se iba y me dejaban tranquilo y en silencio. Como es algo en lo que digamos, puedo hacer un poco el payaso, dejaba un poco suleta mi imaginación para meterme lo máximo posible en el papel. Esta, inconscientemente me llevaba a un sitio que recuerdo muy bien, el hall de Alfinach. Un sitio enorme y donde siempre se han hecho todas las representaciones teatrales del colegio. Lleno de niños con pantalones a cuadros y otros con baberos azules haciendo caso a la seño que en el lateral derecho con pantalones vaqueros azules y sueter negro, los puños cerrados de emoción y los dientes apretados de alegria, mantenía en orden y vigilaba a los niños que escuchaban mi narración. Ya sabéis que cara le ponia mi imaginacion a esa seño no?

Pues así es como me he imaginado la escena cada vez que grababa este cuento. Por eso me ha emocionado tanto hacerlo y por eso os lo narro a vosotros con este tremendo rollo. Por que me ha encantado que mi madre me estuviera escuchando.

Tags

Barthestudios

Soy una persona de mente clara y calva reluciente con una incontrolable ansiedad por buscar el juego de palabras perfecto, la situación ambigua convertirla en ingeniosa, transformar frases normales y recitarlas en prosa, hacer chistes por doquier como quien no quiere la cosa… y no la puedo controlar.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.