Si las paredes de los mataderos fueran de cristal, no estaríamos haciendo este debate

Philip Wollen sacude las vigas del techo de la sala con sus 10 minutos de discurso a favor de los animales en el St James Centro de Ética y el debate Wheeler Centre en Australia el 16 de mayo de 2012. Philip Wollen, nacido en Australia en 1950, fue vicepresidente de Citibank y gerente general de Citicorp. A los 34 años, su nombre figuraba en la lista de los cuarenta principales ejecutivos de su país. En 2005 recibió la Orden de Australia y en 2007 obtuvo el reconocimiento de Australiano del Año. A los cuarenta años dio un giro a su vida convirtiéndose en un filántropo. Desde hace décadas, Wollen colabora en más de medio millar de proyectos en cuarenta países, fundamentalmente dedicados a la infancia, el medio ambiente y los derechos de los animales. Se puede seguir su trabajo a través de Winsome Constance Kindness Australia.

Cuando viajo por todo el mundo, veo que los países pobres venden sus cereales a Occidente mientras que sus propios hijos mueren de hambre. Y Occidente alimenta con ese grano al ganado. ¿Para que podamos comer carne? ¿Soy el único que ve esto como un delito? Créanme, cada bocado de carne que comemos es como una bofetada en la cara de un niño hambriento.

Wollen es además el productor de la trilogía Earthlings: documental acerca de cómo los humanos utilizan actualmente a los animales de otras especies. Para ello se utilizan cámaras ocultas e imágenes del día a día de las prácticas de algunas de las más grandes industrias del mundo que se enriquecen con los animales. El documental está dividido en cinco partes: mascotas, alimentación, pieles, entretenimiento y experimentación. La finalidad del documental es la denuncia de las actividades especistas a las cuales la mayoría de la población está habituada y cuyo tipo de discriminación se ha normalizado hasta la fecha.

fuente: Philip Wollen

Tags

Barthestudios

Soy una persona de mente clara y calva reluciente con una incontrolable ansiedad por buscar el juego de palabras perfecto, la situación ambigua convertirla en ingeniosa, transformar frases normales y recitarlas en prosa, hacer chistes por doquier como quien no quiere la cosa... y no la puedo controlar.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.